jueves, 1 de abril de 2010

Juan Chazarretta

Juan Chazarretta | el tapecito del acordeon





Juan Chazarretta nació en Rafaela un 5 de febrero de 1956, pero desde muy pequeño vivió en la Ciudad de Ceres, bien al norte de la Provincia de Santa Fe como quien busca Santiago del Estero. Sus padres Juan Polinario Chazarretta e Isabel Nemesia Lemos justamente eran de origen santiagueño. Cuando tenia nueve años tenia muchas inquietudes propias de los niños de esa edad, y justamente dentro de esas inquietudes no estaba ni aprender música, y mucho menos tocar el acordeón. Fue su padre Juan Polinario quien insistió en que su hijo sea músico, fue quien le compro su primer acordeón a piano, quien lo llevaba a los recitales de grandes acordeonistas que se presentaban en la cuidad, quien le consiguió un profesor, el señor Alfredo Ravelli, quien lo introdujo al estudio del solfeo, método y practica con acordeón, y fue él –su padre- quien se encargo de llevarlo personalmente a las clases de música cuando el Juan Chazarretta decía irse a estudiar acordeón y se escapaba a jugar con los niños en esas calidas tardes ceresinas. A pesar de esto contratiempos termino en cinco años sus estudios musicales.
A los 17 años de edad, don Juan se destacaba en el arte de tocar el acordeón, sin embargo dentro de su repertorio la música nativa era una anécdota lejana, pues de su fuelle florecían todo tipo de ritmos musicales, desde jazz hasta un frenético Rock And Roll. Esto iba a cambiar cuando a comienzos del 1974, pues llega a su casa Gregorio Cisnero alias “Goyito Gómez” quien le propone formar una agrupación chamamecera. En ese entonces se escuchaba mucho Tarrago Ros, cuya popularidad le hizo ganar el apodo de Rey del Chamame. Es así que consiguieron un disco de Tarrago y se pusieron a ensayar temas que el maestro interpretaba, Juan Chazarretta recuerda que los primeros temas que aprendió fueron el Toro y Don Gualberto. Posteriormente por intermedio de Goyito Gómez se incorpora Rubén Valenzuela como cantante, luego se integra Juan Carlos Mansilla que por ese entonces era conocido de Juan Chazarreta, que además de ser acordeonista, acomodador en el cine de Ceres, vendía discos; y en eso de vender disco conoció a Juan Carlos Mansilla, un gran consumidor de música folclórica en general a quien también le propuso ser parte del conjunto. Así dio comienzo el legendario “Conjunto Ivera” de Juan Chazarretta, las razones de su nomenclatura se debían a un homenaje a Don Pedro de Mendoza y a su revista homónima dedicada a la difusión de nuestra querida música del litoral. De la mano Norberto Andrada –conocido popularmente como Pulli- como representante y con la dirección de Juan Chazarreta quien a su vez era primer acordeón, Juan Carlos Mansilla en guitarra –poco tiempo después dedicado también a la glosa-, Rubén Valenzuela en guitarra y canto, Goyito Gómez en contrabajo comienza el Conjunto Ivera a desandar su camino litoral y musiquero que comenzara en 1974 con el debut en la Pista Recreo Quilmes en la Ciudad de Ceres.


.
Todavía Juan Chazarretta recuerda con nostalgia esos tiempos del duro comenzar, cuando las cooperadoras escolares pagan su actuación con un cordero o un lechón que los músicos repartían en partes iguales o el Manco Fito pasaba el sombrero recaudando el dinero para el conjunto que hacia su presentación estelar y dependía de generosidad de los asistentes a la hora de determinar sus honorarios, también recuerda esas primeras actuaciones que remiten a nombres como la pista chanta 4 en Tostado, o La Armonía en Hersilia o La Volanta en Arrufo. También recuerda con una sonrisa cuando Goyito Gómez se va del conjunto como consecuencia a su rotunda negativa a usar pilchas gauchas – bombacha, corralera, pañuelo al cuello, sombrero aludo, cinto de rastra y botas acordeonadas- como requería la estética del estilo tarragocero y en su reemplazo ingresa Magín Vázquez. También tiene presente a felicidad que tuvo en 1975 cuando en un galpón de la vieja estación de Huanqueros pudo conocer a Don Tarrago Ros quien lo invito a subir al escenario e interpretaron juntos un par de temas.

Luego conoce a Pablo Machado quien por ese entonces ya había compartido composiciones con Don Mario Millán Medina y Transito Cocomarola. Al referirse a Pablo, Juan Chazarretta lo recuerda como un amigo entrañable, un padre musical, un hombre que desinteresadamente se pone a disposición sus letras y glosas para el Conjunto Ivera y que por agradecimiento ese gesto Juan Chazarreta Compone “Estancia el Peligro” en su homenaje, uno de los chamames mas reconocidos de estilo tarragocero.

Entusiasmados por el apoyo del publico local decidieron viajar los últimos domingos de cada mes a Santa Fe Capital con objeto de promocionar su trabajo musical, así llegaron a LT 9 al programa “madrugando con el tambo” conducido en eso entonces por Cambacito Ortiz, visitaban también a LT 10 y sus programas uno de ellos conducidos Hernández y Forzano y otro conducido por Pedro Oscar Roteta, también iban a Radio Nacional al programa “Litoral Argentino” conducido por José Agustín Brocal. Después de esas presentaciones radiales llegaron contrataciones de todo el país… El Conjunto Ivera se presento en Chaco, Entre Ríos, Santiago del Estero, Corrientes, Misiones, Buenos Aires y Santa Fe. Dos cosas se destacan de este periodo, la actuación en el festival de Santa Tome Corrientes, donde el Conjunto Ivera fue revelación en el año 1979 y contratado por tres años consecutivos. Por otro lado se guarda un gran recuerdo de los múltiples cruces en el escenario con el maestro Tarrago Ros, con el cual se construyó una amistad basada en el respeto y la admiración, además de la actuación en Huanqueros anteriormente señalada, el maestro invito a Juan Chazarretta al escenario en mayo del 77 en pista Mailin y después en 1978 en Pista Recreo Quilmes sin saber que esa iba a ser la despedida pues al poco tiempo el rey del chamame fallece. Legado de esos tiempos quedara la entrañable amistad del tapecito del acordeón con Edgar Estigarribia con quien terminaran siendo compadres, ya que Edgar es padrino de uno de los hijos.

En 1982 el Conjunto Ivera padece una separación importante ya que los tres integrantes que lo conformaban – Juan Carlos Mansillas, Rubén Valenzuela y Fabián Belén- deciden formar una nueva agrupación musical que constituirá uno de los éxitos mas importantes en la historia del chamame, a saber el Conjunto Ivoti. Justamente este éxito opacara la trayectoria del Conjunto Ivera que se caracterizara por trabajos musicales de alta calidad aunque sin el reconocimiento a nivel nacional que adquiera posteriormente el conjunto Ivoti. Así dentro de las grabaciones que el Conjunto Ivera realizo destacamos “para el rey del chamame” un trabajo que data de 1979 en homenaje al recientemente fallecido Tarrago Ros, el segundo trabajo es “Homenajeando”, posteriormente aparece el disco más exitoso del Conjunto Ivera grabado en 1984 titulado “Probando la Suerte” que tiene un prologo y una colaboración en la faz autoral de Edgar Estigarribia, en 1986 aparece “el que afloja pierde” producido y prologado por Aníbal Toledo, en 1987 “a no perder los estribos”, en el 1989 “Bien Arisco” y la séptima grabación y ultima del Conjunto Ivera “Al Gaucho Milagroso” dedicadas al gauchito Antonio Gil.

En este proceso que va de 1974 a 1990 podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos, que el Conjunto Ivera bajo la dirección de Juan Chazarretta delineo un estilo de interpretar el chamame que identifica la provincia de Santa Fe y que le permitirá a nuestra provincia contar con exponentes del chamame que marcaran una etapa de éxito que hará del norte santafesino el epicentro del estilo tarragocero, un estilo enriquecido por temáticas propias de nuestro Santa Fe en su parte norte –la cuenca chamamecera como la llama Gustavo Machado- a través de una poesía bien marcada en el arte del glosista, a veces melodías agudas con un ritmo musical bien acentuado y mas rápido que el estilo tarragocero tradicional, composiciones en tonos menores, contrapuntos agudos en segunda acordeón y una serie de matices que hoy ya son características comunes en el estilo y que nacen en este periodo de formación musical.

Es así que el conjunto Ivoti en su primera etapa – que constituye el periodo de mayor éxito- tiene una profunda deuda musical con el Juan Chazarretta y su Conjunto Ivera, no solo porque interpretaban el repertorio que ellos compartieron en esa etapa, sino también porque tuvieron ese estilo como referencia a la hora de pensar su propuesta musical.

Por otra parte el Conjunto Ivera constituye una cantera de músicos inagotables, que hicieron de dicho conjunto su espacio de formación musical que luego derivará en otras experiencias musicales. Es así que dentro de las filas de Ivera podemos reconocer a Juan Carlos Mansilla, Rubén Valenzuela, Fabián Belén, Goyito Gómez, Magín Vázquez, Néstor Maldonado, Horacio Barreto, Rolando Montenegro, Oscar Gallo, Waldino Ruben, Facundo Álvarez, Rubén Rodríguez, Ricardo Guli Robledo, Ruben Escalada, El Toti Aguilar, Carozo Gutiérrez y algunos otros de los cuales no tenemos registros.

Como en Aquellos tiempos:
Corría el año 1992 e Ivoti pierde casi la totalidad de sus integrantes –solo permanecen en las filas del conjunto su director Juan Carlos Mansilla, Ruben Valenzuela y el Sapucay de Reinaldo Filippi-, los demás deciden armar una nueva agrupación musical “El Conjunto Sapucay” de la cual queda como referencia un material discográfico. Ante esta situación y teniendo en cuenta las actuaciones pendientes del Conjunto Ivoti, Juan Carlos Mansilla decide convocar a Juan Chazazarretta para ser la primera acordeón de este exitoso conjunto. Después de arduas negociaciones el Conjunto Ivera por completo es absorbido por el Conjunto Ivoti grabando un material discográfico que se titulo significativamente “como en aquellos tiempos” en referencia al comenzar en la música y en el chamame que Carlos Mansilla y Juan Chazarretta tienen en el Conjunto Ivera. Este trabajo tuvo gran aceptación en el publico chamamecero y abrió un ciclo de 10 años arduos de trabajo en lo que contamos ocho grabaciones y la presentación en los escenarios mas importante de nuestro folclore a lo largo y a lo ancho del país–entre los mas importante encontramos Cosquín y Jesús Maria-. Es así como el tapecito del acordeón comparte merecidamente después de tantos años el éxito que indirectamente ayudo a construir.

En el 2003, Juan Chazarretta se aleja definitivamente del Conjunto Ivoti, ya hace varios años que junto a Toti Aguilar y Reinaldo Filippi formaron la agrupación musical “Los Integrantes” que cuenta con cuatro trabajos discográfico, el nombre del conjunto remite a esos años que conformaron las filas del exitoso Conjunto Ivoti que constituyo su consagración en su carrera musical. Los Integrantes pretende rescatar una trayectoria y un estilo, una forma de interpretar el chamame que constituye un sello distintivo de nuestra provincia y del cual él tapecito del acordeón es uno de los artífices y mentores. Encontramos un Juan Chazarretta que cuando se remite al pasado la nostalgia se apodera su alma , guarda en él una sabiduría propia de aquellos caminantes que hicieron caminos al andar. Conserva recuerdos como reliquias y acepto casi sin dudar este rescate que propusimos del Conjunto Ivera, tal vez porque en su vocación de maestro –pues él enseña acordeón en Ceres su Ciudad querida- considere importante para las nuevas generaciones chamameceros el camino que él recorrió, tan rico en encuentros y desencuentros, de éxitos y de silencios, de encuentro con grandes que se fueron como Tarrago, Estigarribia , de sueños que se cumplen y ora que desvanecen en los tiempos de una noche chamamecera que promete seguir recorriendo mientras dios le de fuerza para “desparramar” tarragoceras melodías recorriendo el teclado de su legendario acordeón.

Anecdotario:
1era parte: El Acomodador:
Existen rarezas que le dan carácter propio a las ciudades provincianas, es así que Ceres contaba con un Cine cuya terraza era una pista bailable, en esa pista hacían su presentación grandes acordeonistas de la época y don Juan Polinario papa de quien fuera el tapecito del acordeón llevaba su hijo para que aprenda y se entusiasme en el estudio de su instrumento. Lo cierto es que Juan Chazarretta quedo anonadado pero no por el dominio que los acordeonistas tenían de su instrumento, sino por el séptimo arte y cuando su papa se descuidaba, el pequeño Juan se perdía en la oscuridad de la sala a ver una película. Así consigue un trabajo de acomodador y nace un fanatismo por los Beatles gracias al hecho de ver sus películas. Muchos recuerdan que Juan Chazarretta hacia temas de ellos con el acordeón a piano. Hasta que Goyito Gómez lo invita a escuchar a Don Tarrago y Juan Chazarretta empieza a ser el tapecito del acordeón.

2da Parte: En Busca del Glosista
El estilo tarragocero tiene dentro de sus características un carácter poético que se presenta a modo de glosa que da sentido al tema musical, no aparece en las primeras grabaciones de Tarrago sino que se va perfilando como un componente necesario poco después y de repente no se podía ser Tarragocero sino se contaba con un buen glosista. En consecuencia Juan Chazarreta había observado que Juan Carlos Mansilla en su trabajo de verdulero utilizaba el micrófono para atraer a la clientela y por este motivo un día le propone ser el glosista del conjunto. Juan Carlos Mansilla le responde con una negativa absoluta, entonces Juan Chazarretta le dice “sos el único de nosotros que sabe hablar al publico, tenes que dedicarte a recitar…” a duras penas convence y de esta manera a Juan Carlos Mansilla a cumplir el rol de glosista de Ivera. Luego la historia es mas conocida, cuando forma el Conjunto Ivoti su estilo de recitar será una de las características distintivas del conjunto y secreto del éxito de Ivoti.

3era Parte: Probando la Suerte:
La primera vez que Tarrago invita al escenario a Juan Chazarretta el no se animaba a subir, la admiración que el tenia por el maestro le jugaba una mala pasada y los nervios paralizaban su cuerpo… Juan Carlos Mansilla entonces lo empuja y lo sube al escenario diciéndole: “dale, dale, subí así nos hacemos conocidos nosotros también”, luego se encontraran en la pista Mailin y en Recreo Quilmes una de las ultimas actuaciones del Rey del Chamame. De allí nace una entrañable amistad con Edgar Estigarribia que había adquirido el hábito de visitar el norte santafesino, quedarse seis meses en la casa de Juan Chazarretta y volver cuando los Reyes del Chamame lo requerían.

Por ese entonces Juan había grabado dos materiales discográficos con muy poco suerte… Cuando Edgar le pregunta como le estaba llendo en su carrera musical Juan le contesta “grabe dos discos pero no se que pasa, a la gente no le gusta lo que yo hago”. Rápidamente Edgar se pone a trabajar en un nuevo material discográfico y componen temas juntos y se disponen a grabar el disco que de común acuerdo lo titularon “probando la suerte”. Cuando el disco estaba terminado, el dueño de la discográfica advierte sobre el inconveniente que Edgar Estigarribia sea el glosista, pues lo más probable es que EMI Odeón inicie juicio a su grabadora. Rápidamente Edgar va a ver las autoridades de EMI que le prohíben rotundamente participar en el disco de Juan Chazarretta. Cuando se disponen a comercializarlo sin glosa el dueño de la grabadora vuelve a hacer otra objeción “sin glosa el disco no sale, ahora lo que vende es la glosa así que búsquense un glosista”. Es así que Edgar le dice a Juan, “mira hay un chico haya en Curuzu que es alumno mío… vive en frente de Rondadero Sapucay y siempre viene a escucharme recitar, tiene mi mismo timbre de voz va andar bien para este trabajo”. Manos a la obra Don Edgar llama a su hijo Juan en Curuzu y le solicita que ubique a un tal Ruben Rodríguez quien rápidamente se dispuso a viajar a Santa Fe Capital a grabar dicho trabajo discográfico. Don Edgar sabia que Ruben se iba a poner nervioso mientras grababa, entonces le dio la orden al técnico de grabación que grabe los ensayos y justamente son los ensayos los que están grabados en el disco “Probando la Suerte” que es el debut de uno de los mejores glositas que tiene el chamame, en ese entonces el joven Ruben Rodríguez y a su vez es también el disco mas exitoso del Conjunto Ivera.


Javier Gastón Gómez Maidana.
Fuente: Charlas Con Juan Chazarretta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada